021 energetica liderazgo blog uristium feng shui david flores LLENATE DE TIEMPO

El Tiempo irremediable I

Lo único que da sentido a la vida es el tiempo; solo tienes que fijarte en el salón de tu casa en el que  cada objeto tiene su historia, algo que da sentido a poseerlo. Puede que sea porque lo usas o puede que sea porque te recuerda algo.

Ahora mira esta idea: cuando comes ¿saboreas o recuerdas?

¿Has oído hablar de Ferran Adrià? una vez tuiteó: “¿Qué tipo de información necesitamos de un ravioli para que se convierta en conocimiento?” , y otra vez: “El tomate, ¿es un producto natural o es una realidad imaginaria que queremos creer?” .

Quiero imaginar, viendo su trabajo desde lejos, que se refiere a que “a lo que nos sabe” un ravioli o un tomate es una idea construida en el tiempo y, a pesar de la genialidad de Adrià, esa no es una idea nueva. En perfumería se crean moléculas que te hacen recordar a otras, según el amigo Luca Turin.

Si nos vamos por la vía de la física, la forma de ver al tiempo es muy peculiar y efectiva. Según explica Brian Greene, el tiempo y el espacio están vinculados de tal manera que, si me enfoco en el espacio, pierdo al tiempo y si me enfoco en el tiempo, pierdo al espacio. Esto significa que el tiempo no transcurre igual para todo el mundo; cuando estoy “quieto”, de pie en un punto, me muevo en el tiempo –lo ves, tu reloj no se para– pero cuando me muevo, el reloj se ralentiza, porque parte de mi movimiento en el tiempo “pasa” al espacio.

A lo que se refieren los grandes cocineros españoles, siempre, es que a lo que sabe el tomate o lo que hace que el ravioli sea ravioli, es lo que el tiempo ha hecho de ellos, dándoles sentido: el amigo Adrià es un genio identificando ese hilo temporal y creando nuevas formas conectadas a él, de manera que puedes tener un helado que sabe ravioli, pero servido en un cucurucho.

Volviendo al tema, que el tiempo va más despacio cuando te mueves es un hecho que, aunque no lo admitan algunos aún, fue aprovechado por los antiguos cuando se “detenían” para completar sus prácticas espirituales.

Por ejemplo, cuando haces yoga mueves tu cuerpo lentamente hacia el asana, hasta que te detienes y te quedas inmóvil, sosteniendo la posición. En la medida que ralentizas el desplazamiento de tu cuerpo en el espacio donde estás, tu movimiento va pasando del espacio al tiempo y te quedas allí mientras mantienes la postura.

Absolutamente precioso.

Otro buen ejemplo es meditar. Utilizando los conceptos de Einstein diríamos que, cuando meditas no te mueves –en el espacio–, así que te desplazas hacia el tiempo y empiezas a danzar dentro de él.


El Tiempo irremediable I

David Flores

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedin  youtubeinstagram

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web