019 energetica liderazgo feng shui david flores mhaui neti zg hombre espiral me ENERGÍA HUMANA HOY

Energía humana, hoy

 

Vivimos en un planeta con una doble vía para el crecimiento personal. Puedes ascender, conocer y saber y puedes, también, hacer, lograr y construir. Esa es nuestra herencia histórica como humanos, aunque a veces ambas vías pueden estar tan enfrentadas que se hace difícil compaginarlas.

Al final y de forma simplista, terminamos o sabiendo mucho pero no haciendo nada, o haciendo un montón de cosas que no cambian nada porque no sabemos lo que se necesita. Sin embargo, hay ejemplos que pueden darte una idea de qué sucede cuando combinas ser y hacer para mejorar.

Por ejemplo, un deportista, digamos que es tenista y con un golpe de revés muy malo. Sus oponentes le machacan en la pista cuando juega. Junto con su entrenador decide ponerse a trabajar para mejorar su golpe y, zas, todo empieza a salir mal. Todo se desmonta y de pronto, cosas que antes hacía bien, dejan de funcionar.

El entrenador, que entiende qué sucede, le anima y continúa. Al cabo de un tiempo de entrenamiento el jugador encaja la nueva técnica del revés y da un salto de calidad: de pronto no solo sabe dar el golpe de revés, sino que además, puede combinarlo con los buenos golpes que antes ya dominaba, que reaparecen. Ahora es mejor jugador.

¿Lo ves? Hacer y saber no van juntos. Haces, pero para mejorar hay que saber más, lo que desmonta todo lo que haces, hasta que aprendas a encajar la nueva información. Otras veces sabes, pero no haces, te bloqueas porque sabes tanto que no entiendes por dónde empezar.

Saber tiene que ver con tu mente y hacer con tu cuerpo y lo que sabe uno, no necesariamente lo hace el otro, y esa separación entre cuerpo y mente es un factor que debes aprender a cubrir tú, con entrenamiento e insistencia, porque te pasará siempre que haya una nueva situación en tu vida: un hijo, una pareja, un ascenso o lo que sea y, para cubrirlo, aceptas que debes aprender a gestionar la relación entre tu cuerpo y tu mente y es a eso a lo que llamamos Energía Humana.

Como ejercicio, podrías imaginar este aspecto de ti como una sustancia moldeable, que hace que se conecte el conocimiento –que son ideas e imágenes en tu cabeza– con tu cuerpo –que son gestos y movimiento–, haciendo que aceptes y entiendas que esa separación es normal en tu vida y que, al resolverla, crece tu experiencia en establecer esa conexión cada vez, lo que constituye la base espiritual de una Energía Humana sana y completa.


Energía humana, hoy

David Flores

 

 

facebooktwittergoogle_pluslinkedin  youtubeinstagram

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web